DIME CON QUIEN ANDAS….

Y te diré como eres.

Yoismo

Somos esclavos, no disfrutamos de lo que tenemos y con frecuencia nos quejamos. Por todo y de todos nos cansamos. Estamos en un momento complicado y lo único de lo que sabemos hablar es desde el “yoismo”.

Particularmente me siento perdida. Desde la psiquiatría y psicología, el coaching (aquí voy a ser crítica con mi gremio) y las ciencias de desarrollo personal solo nos hablan del YO. La importancia de que te focalices en tu autoestima, tu autoconocimiento, tu inmenso amor hacia uno mismo y fortalecer tu autoconfianza…yoismo y más yoismo.

La forma de nuestro ombligo no es el centro del universo. Por ejemplo, los koalas no tienen ombligo y ahí están, con un promedio de vida de 15 años. Los ombligos pueden ser aplastados, redonditos, sobresaliendo como botones o presentes en la barriga como un pegote. Sea como fuere solo se trata de una cicatriz como recuerdo de que hemos sobrevivido nueve meses gracias a nuestras madres.

Colegas

Propongo que alcemos nuestra mirada más arriba de nosotros mismos y hagamos de faro visualizando nuestro entorno. Dónde y con quien nos relacionamos. Qué es lo que hacemos por los demás, reflexionemos sobre lo que nos ayuda a vaciarnos para volver a llenarnos de experiencias, de ayuda y generosidad, en definitiva, de amor. Nuestros muchos “autos” están pilotados por causas externas y somos esclavos de nuestro tiempo. No podemos hacer mucho solos, necesitamos a los otros para vivir, con o sin ombligo.

Yo tengo la sensación que somos más individualistas, hedonistas, egoístas, ególatras y narcisistas que en toda la historia de la humanidad. Me gustaría transformar nuestros “status quo” de niños que muerden la felicidad a trocitos pero nunca se llenan. !Basta de auto sabotaje, auto complacencia, auto indulgencia y auto reproche!, pasemos de una vez a la acción productiva.

Personalmente debo mejorar mucho, siempre se puede ser mejor persona, más generoso, menos desconfiados y actuar con más bondad. Corremos como galgos detrás de la liebre pero una vez cazada, el galgo queda herido, lesionado, sangrando y agotado. Así somos los seres humanos, no disfrutamos en la carrera obsesionados por morder lo que creemos que nos va a hacer feliz. Una vez conseguido el objetivo nos desinflamos frustrados sin saber el porqué de tanta insatisfacción.

La gran Mafalda

La sabiduría de los dichos que nos inculcaron de niños; “dime con quien andas, y te diré lo que eres” va a ser un poco verdad. Hoy más que nunca debemos ser exigentes y no conformarnos con lo que nos dicen debemos hacer. Esforcémonos por estar bien acompañados, gente decente y de bien, y reflexionemos quienes nutren nuestra conciencia.

!Mucha fuerza y ánimo amig@s!

CosmenKos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s